Algunos consejos para ahorrar en la temporada navideña

Navidad es la época en la que más se incrementa el consumo, en todo el sentido de la palabra. La gente compra regalos, compra más comida para las cenas familiares de noche buena y fin de año, y además consume más energía. Basta con tener en cuenta algunas recomendaciones para aminorar los gastos y así evitar recibir el nuevo año con deudas pendientes.

Y es que está claro que diciembre es el mes en el que se dispara el consumo de electricidad. Por un lado, la mayoría de personas pasa más tiempo en casa porque se encuentran de vacaciones, y por otra, los hogares requieren el uso de la calefacción para mitigar el frío del invierno, sin olvidar además que muchas viviendas hacen uso de alumbrado decorativo. En esta perspectiva, existen algunas exhortaciones para disminuir el gasto de energía eléctrica.

En primer lugar, para aquellas viviendas que no cuentan con calefacción central y utilizan radiadores, se recomienda disminuir la temperatura un par de grados cuando haya reuniones familiares; expertos aseguran que disminuir un grado representa un ahorro entre un 5 y 7 por ciento en el consumo de energía. Otra sugerencia es la de verificar que no hayan fisuras por donde pueda escaparse el calor, y si las hay procurar taparlas, o también amueblar los salones y las habitaciones con alfombras o cortinas de alta densidad. Adicionalmente, para quienes acostumbran a decorar sus viviendas con luces, se recomienda utilizar las que son de tecnología LED porque consumen menos energía que las tradicionales.

Ahora, en cuanto a la compras, quizá el gasto más prominente de la temporada, ya que la ropa, los regalos, la comida y los viajes, se vuelven casi obligatorios. En este sentido no sobra tener en cuenta algunas recomendaciones.

Un error que cometen muchos consumidores es el de pagar gran parte de los gastos navideños con la tarjeta de crédito, y la consecuencia es que al final las cuotas terminan siendo más altas que lo presupuestado. Es por esta razón que se debe evitar esta modalidad de pago, o al menos recurrir a ella para lo necesario.

En sí, lo ideal es contar con un presupuesto definido para navidad en el que se incluyan todos los gastos para tener una aproximación al gasto total y fijar un límite real, así como realizar una lista de artículos a comprar antes de salir de casa para evitar gastos innecesarios o compras compulsivas. Pero si de buscar más ahorro se trata, las compras online pueden resultar ser la mejor opción, eso sí, moderando el uso de las tarjetas de crédito y apelando mejor al débito. La ventaja de Internet es que se pueden comparar distintos productos y precios, de modo que el consumidor puede escoger los que más le convengan a su bolsillo.

Por otra parte, en cuanto a la compra de alimentos, es útil aprovechar las promociones y ofertas, pero igualmente se debe valorar la relación precio/volumen/calidad. Generalmente las promociones de esta época contienen una gran cantidad de productos, que a la final el cliente no termina de consumir, o que tienen una corta fecha de caducidad.

En tiempos de escasez hay que evitar el desperdicio, y más bien propender por un consumo más planificado y austero, pues, ¡qué mejor que recibir el año nuevo con alegría, y no con deudas!