Algunas formas de ahorrar en la declaración fiscal

Existen algunos métodos de ahorro que pueden lograr que el pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) no se convierta en una pesadilla.

De realizar algunas de las siguientes deducciones propuestas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), un contribuyente puede conseguir un considerable ahorro en el momento de realizar su declaración de la renta. Por ejemplo, si invierte hasta 6.000 euros en alguna de las siguientes modalidades antes del 31 de diciembre podría ahorrar entre 735 y 1.680 euros, según afirman dichos expertos.

Una de las deducciones más comunes es la que se consigue contratando un plan de pensiones. Pueden llegar a deducir entre un 24,75% y un 52% de la aportación efectuada. El límite general de estas aportaciones es de 10.000 euros y hasta de 12.500 euros para partícipes mayores de 50 años. Adicionalmente, este límite no puede exceder el 30% de los rendimientos del trabajo y las actividades económicas o el 50% para los mayores de 50 años.

También se pueden deducir las obras en el hogar. El ahorro puede llegar a ser de 1.152 euros y deberán ser trabajos centrados en ampliación, fachadas, cubiertas o estructuras por un coste total mayor al 25% del precio de adquisición del inmueble en el momento en que se realizó la compra.

Otras fuentes de deducciones son adelantar parte de la hipoteca (hasta 624 euros), participar en un proyecto de empresa (se puede lograr un ahorro de 282 euros gracias a la fiscalidad de las cuentas ahorro-empresa) o las aportaciones realizadas a partidos políticos, que permiten deducir hasta 600 euros.

Por último, apuntar que son deducibles las cuotas de afiliación y donaciones a organizaciones no gubernamentales. Pueden suponer una disminución en el pago del IRPF en un 25% y 10%, respectivamente. Incluso, el porcentaje puede llegar al 30% cuando se trata de donativos a programas de protección como la preservación de los bienes del Patrimonio Histórico Español.