Amartya Sen: el estudio del bienestar y el hambre

De origen indio, este economista, premio Nobel en 1998, especializado en bienestar, eficiencia y la investigación para mejorar las condiciones de los que sufren el hambre (casi un 22% de la población según los datos del Banco Mundial, finalizado 2012), tuvo la oportunidad de estudiar en las mejores universidades por las condiciones económicas de su familia. Su padre fue profesor de química.

A mitad de los años 50, viajó hasta Reino Unido a Cambridge, donde obtuvo el título de Economía, carrera que ya había realizado con anterioridad en su país. En Calcuta fue profesor y volvió a Europa para finalizar el doctorado. Añadió los estudios de filosofía a su currículum, estos crearían la base de su pensamiento en las obras que ha publicado sobre la desigualdad. Durante ese tiempo, entró en contacto con las ideas de personas que luego han sido consideradas innovadoras en su ámbito de estudio como Virginia Woolf o Wittgenstein.

La década de los 60, le llevó a Estados Unidos a trabajar en universidades como el MIT o Stanford con otros economistas premiados en Suecia. Después vuelta a Londres, Oxford y la gran etapa de Harvard.

Comprometido con las causas sociales, lo que ganó procedente del Premio Nobel lo destinó a crear una fundación en Bangladesh que trabaja para fomentar la alfabetización la igualdad y generar condiciones sanitarias básicas.

Sus trabajos se encaminaron desde los inicios a profundizar en los derechos a la hora de elegir y los obstáculos que pone el mercado para que las personas sean realmente libres. La aportación más conocida es la idea de capacidad. Cree que los gobiernos tienen que ser evaluados en relación a las capacidades de que gocen los ciudadanos. No basta con establecer unos derechos, el Estado debe crear las situaciones para que la libertad pueda ejercerse sin barreras. La capacidad de decidir sobre quién representa la soberanía, no se cubre con un derecho, necesita, según la teoría de Sen, de la educación o el medio de llegar al lugar de votación.

Así se aleja de la perspectiva tradicional economicista sobre la libertad negativa (se define como no encontrarse con impedimentos externos) y apuesta por la positiva (una forma de que el individuo se realice porque decide plenamente sobre sus actos).

Sus ideas han servido de inspiración a la economía del bienestar y de su paso por Naciones Unidas salió un ensayo sobre la pobreza y las hambrunas que sería uno de los primeros trabajos que analiza detalladamente las causas de estos fenómenos. La hambruna de Bengala a principios de la década de los 40, fue el ejemplo donde mostraba su teoría. El concepto de libertad positiva era la clave de esta obra.

Muy vinculado también al desarrollismo, ha colaborado en la elaboración del informe del Banco Mundial sobre el Desarrollo Humano. Declarado “hombre feminista” escribió sobre las decisiones políticas que habían influido en la demografía como los casos de China e India.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *